Un informe reciente de Public Advocates brilla una luz importante sobre las prácticas inadecuadas del Local Control Accountability Plan (Plan de Responsabilidad y Control Local, LCAP) de varias escuelas autónomas (escuelas charter) de West Contra Costa. El informe, “Keeping the Promise of LCFF in Charter Schools” (Cumplimiento de la promesa de la LCFF en las escuelas autónomas), indica que algunas de estas escuelas locales han fallado en haber cumplido con los estándares mínimos de transparencia, responsabilidad y compromiso de los padres y la comunidad que requiere la Fórmula de Control Local de Fondos (LCFF) de California.

Este reporte nos preocupa. En Education Matters, valoramos las decisiones basadas en datos, la transparencia, la responsabilidad y la participación activa de la comunidad. Contamos con que todas las escuelas mantengan los estándares más altos y cumplan tanto su promesa hacia los estudiantes, las familias y nuestra comunidad.

Solicitamos que las escuelas autónomas compartan con la comunidad un plan claro y un compromiso firme de cumplir con los estándares de transparencia y de incluir participación activa de la comunidad que establece la LCFF.

Desde la aprobación de la Proposición 13 en 1978 (que limitó los impuestos a la propiedad y restringió el flujo de fondos a las escuelas públicas de California), casi todos los que se preocupan por la educación de nuestros estudiantes anhelan encontrar la forma de incrementar significativamente el financiamiento de la educación pública. En especial, los educadores y representantes han buscado formas de proporcionar más recursos a las escuelas que atienden las poblaciones estudiantiles muy necesitadas y de bajos ingresos.

Casi cuatro décadas después de la Proposición 13, el gobernador Brown y los legisladores de California aprobaron el histórico proyecto de ley de la Fórmula de Financiación de Control Local (LCFF). La ley de 2013 brinda autonomía a los distritos escolares para decidir cómo asignar los recursos estatales, con el propósito específico de incrementar los fondos para los grupos de estudiantes muy necesitados y fomentar su progreso hacia resultados de aprendizaje equitativos.

La aprobación de la LCFF fue un punto de inflexión para los niños de California y para nuestras escuelas públicas. En parte, ganó la aprobación porque exigía el compromiso total por parte de los padres y los miembros de la comunidad de determinar cómo se gastan los fondos adicionales y de asegurarse de que estén destinados hacia los estudiantes que más los necesitan.

Durante el último año, Public Advocates ha criticado al WCCUSD y, ahora, a nuestro sector local de escuelas subvencionadas por no estar a la altura de las expectaciones de la LCFF.

El marzo pasado, Education Matters se unió a Public Advocates y otras agencias locales de promoción y de la comunidad para exigir que WCCUSD cumpla con los requisitos de informes de datos LCFF. Hoy, nos unimos a ellos para alentar a las escuelas autónomas locales a mejorar sus prácticas también.

Creemos que todas las escuelas deben trabajar para cumplir con las expectativas de la comunidad en torno a la transparencia financiera, la responsabilidad fiscal y la inclusión proactiva de la voz de los padres en la distribución de recursos específicamente destinados a apoyar a los estudiantes que más los necesitan.

Antes de que se vaya...

Contáctenos

Education Matters